HygQK_XC7g_930x525

¿VIVES INSTALADO EN LA QUEJA?

Nos gustaría comenzar preguntando si creéis que: ¿Vivís instalados en la queja? Pues ya es hora de dar la vuelta a la queja porque (aunque la perfección no exista…) como decía Sir Arthur Conan Doyle, creador del famoso detective Sherlock Holmes: “Perfecto es quien vive sin enojos y muere sin quejas”. Esto es, en realidad un reto difícil de conseguir, pero nadie dijo que fuera fácil.

Quejarse es un hábito que aprendemos muy rápido desde pequeños, cuando algo no nos gusta o no cumple con nuestras expectativas nos quejamos hasta tal punto que nuestros padres, hermanos, abuelos o amigos nos pueden llegar a llamar “quejicas”.

Vivimos en un mundo con demasiadas quejas y poca acción para solucionarlas. Tenemos una tendencia para centrarnos en lo malo o lo negativo que nos imposibilita tener una visión hacia algo más saludable. En esta sociedad, en muchas ocasiones vivimos lamentándonos por las cosas que no nos gustan y al mismo tiempo hacemos muy poco para cambiarlo.

Pero tampoco queremos ser derrotistas porque es cierto que los años pasan y, como norma general, aprendemos a quejarnos menos y hacer más. No obstante, hay personas que, como decimos comúnmente los psicólogos, se instalan en la queja.

¿Qué significa estar instalado en la queja?

La palabra quejar (del latín ‘quassare’, golpear violentamente, quebrantar) significa expresar con la voz el dolor o pena que se siente. También, dicho de una persona: manifestar el resentimiento que tiene de otra. Como podéis ver, estos significados están llenos de negatividad, que lo que acaban provocando es más de lo mismo (círculo vicioso).

Las personas que viven en la queja invierten su tiempo en quejarse por cualquier cosa de manera recurrente. Lo haga ellos u otras personas, solo saben ver los aspectos negativos por lo que nunca están satisfechos buscando nuevas recriminaciones en cualquier ámbito de su vida.

En resumen, cuando se vive en la queja, la persona limita su propio disfrute así como el de los demás.

Dicho de esta manera, puede verse como algo negativo y que ninguna persona querría en su vida. No obstante, vivir en la queja es una posición cómoda y que proporciona beneficios interesantes a la propia persona por lo que cuesta ser conscientes de ésta postura. Puede ayudar a que los demás estén más pendientes de ti, hagan más cosas por ti, te liberen de ciertas tareas… es decir, se consigue cierta atención viviendo de esta manera que genera una falsa sensación de confort.

Pero… ¿qué pasa al final asumiendo esta postura? Que las cosas o los otros no cambian. Aquí es donde nos gustaría hacer una aclaración fundamental. Alguno podrá pensar que hay que quejarse para que las cosas cambien. No necesariamente. Se trata de actuar no de quejarse. Es cierto que todo cambio empieza con la insatisfacción. Pero esta es el comienzo, no el fin. Al final se trata de moverse y cambiar eso que nos genera malestar.

¿Qué consecuencias tiene vivir en la queja?

Aunque ya hemos comentado algunas de ellas, es importante destacar que el hecho de vivir en la queja conlleva otras consecuencias negativas tanto para la propia persona como para su alrededor. Algunos ejemplos son:

  • Disminución de la capacidad resolutiva, puesto que se centra en el problema pero no en la búsqueda de soluciones.

  • Cansancio

  • Visión negativa del mundo y del entorno

  • Desmotivación o desilusión en general

  • Dependencia hacia las otras personas, ya que la persona se apoya en los demás para que resuelvan sus problemas o le planteen posibles soluciones.

  • Estas quejas aumentan el estrés, nuestro cuerpo responde con más tensión y aumentamos el colesterol y la posibilidad de enfermedades de corazón, depresión, acidez y asma, es decir, puede generar síntomas físicos que aumenten la sensación de malestar.

¿Cómo se puede cambiar?

Aunque suene a tópico, lo primero que se necesita es ser consciente de que uno mismo está instalado en la queja. Este hábito, aunque puede ser muy evidente para las personas del entorno, cuesta de reconocerlo en uno mismo. Por lo tanto, es importante analizar el propio discurso o los comentarios de los demás para ver sí uno vive centrado en las soluciones o, por el contrario, en los problemas.

Asimismo, es importante tener presente los beneficios que se obtienen de las quejas para así poder decidir libremente si son prescindibles para uno mismo. Todos hemos de tener en cuenta que al final, la decisión depende de cada uno y todas las formas de vivir son lícitas.

Una vez que se tiene claro, es importante empezar a reducir las quejas. Ser conscientes de cada vez que se queja para poder modificar el pensamiento o la frase por un mensaje más positivo o resolutivo.

¿Por ejemplo, ante la queja frecuente de no llego a final de mes, intentar cambiar el chip y valorar “Es verdad, mis cuentas van justas pero ¿que puedo hacer para cambiar eso? ¿Hay algo de lo que pueda prescindir a corto plazo? ¿Puedo dejar de tomar el café en el bar cada día?”.

Lo esencial en este proceso es dejar el mensaje pasivo de la queja, para poder pasar a la acción. Por lo tanto, ante cualquier queja lo que se ha de poder conseguir es aceptarla, en caso de ser una realidad, y valorar qué puedo hacer con ello.

Por último, os queremos recomendar un par de libros donde la queja queda relegada para dar paso a la acción: El mundo amarillo de Albert Espinosa y El hombre en busca del sentido de Victor Frankl.

Un saludo

Nagore y Amaia