版权归千图网所有,盗图必究。

Hola a todos,

Estamos viviendo una situación compleja y difícil de asimilar por lo novedoso de la situación.

El confinamiento en casa du­rante varios días puede generar mucho malestar psicológico y es por ello por lo que os queremos facilitar una serie de pautas para sobrellevar esta situación.

 

RUTINA DIARIA

Es importante marcarse unos horarios, objetivos diarios para poder llevarlos a cabo a lo largo del día.

 

AFRONTAMIENTO POSITIVO

Debemos centrarnos cognitivamente no en que no nos dejan salir, sino en que, gracias a

nuestro sacrificio personal estamos haciendo un bien para los demás y la sociedad.

Que estamos haciendo algo que es esencial para el bien común.

Enfocarnos en que, aunque es difícil, quedán­donos en casa estamos salvando vidas.

 

EVITAR LA SOBREINFORMACIÓN

La sobreinformación que puede generar mu­chísima ansiedad.

Para cuidarnos, evitaremos estar con la tele encendida todo el día escuchando noticias so­bre el coronavirus.

Sólo nos informaremos en un momento con­creto del día que hayamos elegido previamente. Pueden ser los informativos de la mañana, de la tarde o de la noche, lo que nosotros queramos, pero solo una vez al día.

El resto del día estaremos ocupados haciendo actividades que no estén relacionadas con

este tema.

 

MANTENERSE ACTIVO

Limitar el tiempo que pasamos conectados a la tecnología.

Buscar actividades manuales y formas de pa­sar el tiempo separados de las pantallas.

Buscar formas de actividad física que poda­mos realizar en casa.

 

UTILIZAR LA TECNOLOGÍA para mantenernos unidos a nuestros seres queridos.

 

AYUDARSE MUTUAMENTE

Reunirnos entre todos y tomar conciencia de las dificultades que pueden suponer estos días a nivel psicológico.

Hacer un “acuerdo de paz”, mediante el cual, vamos colaborar y a apoyarnos los unos a los otros, esforzándonos en hacer la vida más lle­vadera a los demás durante este tiempo.

¡Somos un equipo!

Vamos a pasar estos días juntos de la mejor forma posible.

 

PARA LOS NIÑOS:

El consejo de mantener un horario y una ru­tina es fundamental.

Por ejemplo: por la mañana hacemos los de­beres, después de comer vemos la tele o jugamos con tecnología y por la tarde apro­vechamos la situación para hacer actividades especiales en familia.

Los niños deben comprender el por qué no de­bemos salir de casa: no por el miedo a con­tagiarnos, sino porque de este modo estamos protegiendo a personas de salud frágil.

Hacerles entender que estamos haciendo un acto lleno de valor y sentido trascendente.

 

Mucho ánimo para todos

Un saludo

Nagore

 

Elena San Martín Suárez

(Educadora Social y Psicóloga)